Todas las entradas bajo "Ventanas"

Sin comentarios

Comunicar

Yo lo escucho desde que soy muy chico. No lo recuerdo, pero estoy seguro. No porque lo eligiese, sino porque en casa la radio siempre estaba prendida. La última vez en un aparato de radio fue en la AM de la ciudad de Bs. As. cuando todavía era una emisora respetable.

Escuché a muchos viejos hablar del negro Hugo Guerrero Marthineitz, de Larrea, de Carrizo, de tantos comunicadores de los grosos. Esos que te cambian la vida todos los días con sus historias radiales.

Él es para mí el más groso de todos.

También apareció e innovó en la tele. Y unos años después, en una sabia decisión, abandonó la ciudad. Se fue a las sierras, puso su estudio y su radio ahí. Creó una red de radios a nivel nacional que retransmitía su programa semanal. Siguió innovando.

Nadie en la radiofonía actual combina música, historias, testimonios, climas y emociones como él. Ninguno comunica como él.

Ahora está innovando de nuevo pero en otro formato. A partir de una palabra; reflexiona, comparte música y lecturas junto a hermosos invitados mientras conversa en un bar rosarino. Media hora de comunicación pura.

Quizá no puedas verlo ahora, pero guardá esta listita por ahí, porque se irá llenando de episodios. Cuando tengas media hora de tranquilidad, ponelo, con pantalla completa y un buen sonido. Vale el esfuerzo de frenar un ratito a disfrutar.

Sin comentarios

Cambiamos

Hace rato que no voy a una marcha a Plaza de Mayo. Fui muchas veces por variedad de motivos. Siempre acompañado de amigos, de compañeros de la universidad, de compañeros de militancia, con alguna de mis novias o, incluso, con mi hija desde que era una bebé.

Pero nunca fui con mis viejos, nunca se me ocurrió ni siquiera invitarlos. Más aún, nunca me preguntaron antes de alguna de las tantísimas veces si yo iba a ir.

Hoy mis viejos me preguntaron si mañana voy a la Plaza, para que vayamos juntos.

Soy un escéptico de los discursos que no paran de vociferar que todo ha cambiado rotundamente. Lo fui cuando nos contaban que las cosas cambiaban para bien y encima, de manera irreversible. Lo sigo siendo ahora, que nos quieren convencer que el apocalipsis está a la vuelta de la esquina.

Me inclino más en creer que en estos gestos novedosos, supuestamente intrascendentes, se va viendo la profundidad o no de los cambios.

Mirá si será profundo lo que intentan hacer que mañana por primera vez en nuestra vida, mis viejos y yo, vamos a marchar juntos a la Plaza.

Sin comentarios

Sueño

Anoche soñé con Juana Molina. Estábamos en un teatro vacío, yo cruzaba caminando por el fondo del escenario semi oscuro y ella tocaba sentada en un piano de cola negro. Odín uno de los músicos que la acompaña estaba parado a su lado. No había nada más en el escenario y solo se escuchaba el sonido del piano.

De pasada me acerqué y le dije al oído: “Juana, escuché tu disco nuevo…”
Se dió vuelta, me miró y me dijo. “Si?, yo también…” Y siguió tocando.

Quizá sí, pero en “realidad” yo no lo había escuchado, hasta hoy.

Juana es una de las músicas que hace sinceramente lo que tiene ganas con la música y eso se nota bastante. No hay etiqueta, ni género, ni esquema posible. Hay experimentación, juego y disfrute con los sonidos, su voz y la musicalidad.

Halo se compone de doce canciones intercaladas entre la intención de incitarnos al baile -uno de los objetivos reconocidos por ella al componer música- y la generación de variedad de climas que nos invitan, luego del baile sutil, al suave descanso.

Sin comentarios

Vicente

Hoy se cumplen 57 años del nacimiento de Vicente Luy, poeta cordobés, uno de los desconocidos, de los invisibles -hasta ahora- para el gran público. Tan invisible que ni siquiera tiene su apartado en wikipedia. Pero Vicente es un visible reconocido para la generación de artistas y músicos que hoy andan por debajo de la vorágine masiva y comercial. Esos mismos que en pocos días se reunirán para recordarlo.

Muy lejos de las miradas románticas que equiparan el sufrimiento y el genio creativo, también se lo recuerda por el profundo padecimiento que lo llevó hasta el suicidio. Sufrió durante muchos años de un trastorno bipolar severo, por el que incluso estuvo internado en el Hospital Borda.

Dueño de una sagacidad y ocurrencia infinita que condensaba en poquísimos versos, nos demostró que se puede ir hasta el fondo sin palabras de adorno, sin eufemismos ni términos rebuscados.

Nació en Córdoba un 3 de mayo. Nieto de poetas españoles, quedó huérfano a los 6 meses de edad luego del accidente aéreo que sufrieron sus padres. Se lo puede leer en Caricatura de un enfermo de amor (1991), La Vida en Córdoba (1999), Aviones (2002), No le pidan peras a Cuper (2003), La sexualidad de Gabriela Sabatini (2006), Vicente habla al pueblo (2007), ¡Qué campo ni campo! (2008). O en alguno de los dos libros editados de manera póstuma Plan de operaciones La única manera de vivir a gusto es estando poseído (2012).

Sus poemas, tan directos como conflictivos, son leídos en muchos de los encuentros literarios que abundan de un tiempo a esta parte. Su vida estuvo plagada de historias hermosas como la que cuenta el poema Intervine un recital de Aristimuño y que aquí lee quien fuera uno de sus amigos, el escritor Osvaldo Vigna, con quien compartió el grupo Verbonautas.

También se puede escuchar a Vicente, sus palabras en la voz de muchos. Su poesía leída genera esa incómoda mezcla entre gracia e indignación, entre sorpresa y resignación. El proyecto Libro Completo registró la lectura colectiva del libro “La vida en Córdoba”. También se lo encuentra allí, en esas reuniones, cada vez que su poesía circula entre amigos.
Siempre es bello recordar la vida y no la muerte, porque es mucho más reconfortante mantener en la memoria como comienzan las cosas. Donde y como se generó ese primer suspiro que luego fue ardiendo rápidamente entre versos, amigos, risas, sufrimiento, libros y amor.

Sin comentarios

Tres

1. Cara Stacey es sudafricana. Música, compositora e investigadora. Toca el piano y en especial instrumentos originarios de su continente (umrhubhe, uhadi, mbira, budongo).
Reparte su vida entre Londres, Ciudad del Cabo y Swazilandia, donde está estudiando en profundidad el makhoyane.

El makhoyane es un instrumento milenario que consta de un arco de dos cuerdas y una calabaza que se apoya sobre el pecho al golpear las cuerdas. Es considerado el instrumento más tradicional de ese pequeño país. Y a diferencia de la mayoría de los instrumentos de la zona, es tocado casi exclusivamente por mujeres.

Su disco solista es de 2015 y se llama ‘Things that grow’ (cosas que crecen).

2. Iggy Pop tiene un programa de radio. Todos los viernes (16 a 18hs en Argentina) por la Radio BBC6, una de las 18 emisoras que forman parte del sistema de medios públicos inglés.

Pasa las con las que se encuentra y le gustan, en general poco conocidas masivamente. Y también parlotea bastante sobre música y otros menesteres.

En el programa del viernes diez de febrero compartió un tema y recomendó a Fémina. Un trío de mujeres de Haedo, provincia de Bs. As. Tres voces, una guitarra, un ronroco y algo de percusión.

“Hay algo muy poderoso y sincero en esas voces…” dice Iggy luego de escuchar “Buen viaje” el primer tema de “Traspasa”, el primer disco del trío.

Rap, folklore y algo de ese género musical que aún no es posible ponerle un nombre.

Iggy escucha la música del oeste bonaerense, tomá mate!

3. Vanessa Wagner es una pianista francesa y posee un amplio repertorio de interpretaciones esencialmente vinculadas a la música clásica.

Murcof, es el productor y compositor mexicano de música electrónica, rock y jazz, llamado Fernando Corona.

Un sello discográfico francés (InFiné) los invitó a reinterpretar algunos clásicos, pero no aquellos a los que Vanessa está acostumbrada. Clásicos del siglo XX. Entre ellos composiciones de John Cage, Aphex Twin, Morton Feldman y Philip Glass.

La idea fundamental del disco es la armonía entre ambos mundos: el electrónico y el analógico. “Statea” significa precisamente eso: balance, en italiano antiguo.

El resultado es un curso acelerado de música clásica del Siglo XX reinterpretada generando ambientes con sorpresiva y meticulosa profundidad.

Un comentario

Pescado Podrido

Nos venden pescado podrido, de uno y otro lado de la grieta. Todos los días, con todos los temas, casi no hay excepción. A esta altura ya no es una sorpresa, el pescado podrido es (o al menos eso creen los vendedores) funcional a los intereses de los medios que difunden información parcial, tergiversada, y en el peor de los casos, errónea.

El último caso que ejemplifica este proceso de descomposición del criterio de verdad informativa que conocemos hasta ahora, es la aceptación del Estado nacional de la propuesta de las empresas del Grupo Macri por una deuda que posee con el Estado por 296 millones de pesos que en dólares y actualizada a la fecha en la que se terminaría de pagar ascendería a 70 mil millones de pesos.

Hasta aquí, nada raro. Nada raro, si no fuera porque el tema es grave pero el dato es falso. Legalmente falso, legítimamente verdadero. Entonces, la pregunta es: ¿Da lo mismo? Uno de los responsables editoriales del diario Clarín reconoció que durante los últimos años ejercieron “periodismo de guerra”. ¿Es ese mismo tipo de periodismo el que se está ejerciendo ahora mismo del otro lado?

Hay muchas notas con mucha información sobre el caso. Pero lo que más se difunden son imágenes que simplifican la cosa. La cara del presidente, el monto $70.000.000.000, frases irónicas y no mucho más. ¿Este fenómenos aporta a la construcción de una mirada crítica sobre la gestión del macrismo o sólo aporta confusión y conclusiones superficiales aportando a una lógica que hoy sirve pero que mañana puede volverse en contra de los intereses de las mayorías?

Legalmente falso, porque una de las primeras medidas de Eduardo Duhalde en el año 2002 fue pesificar las deudas con el Estado de varias empresas que pertenecían al Grupo Macri, entre otras. Esa medida nunca fue revisada, ni mucho menos revertida, desde aquel momento a esta parte.

Legítimamente verdadero porque el tema es aún peor, como bien detallan las crónicas, los beneficios que las empresas del Grupo Macri reciben por parte de medidas del Estado se remontan a la última dictadura militar, tuvieron una continuidad con el menemismo, un nuevo capítulo con el duhaldismo y este nuevo episodio con el macrismo.

Informativamente, la noticia de la presentación de la fiscal Gabriela Boquín (autora del cálculo que deriva en la cifra ampliamente difundida) apareció en portales de los llamados “militantes”, los portales de los grandes medios hegemónicos, tardaron mucho más que con otras noticias que publican casi instantáneamente. Y una vez publicado se percibe una cautela desmedida en el tratamiento de un tema tan grave. Eso se llama manipulación de la información.

Atrás quedó el tiempo en que el periodismo masivo gozaba de cierto respeto. Grandes figuras del periodismo gráfico funcionaban como contrapeso de los intereses corporativos y del interés desmedido de los periodistas que trafican con la información.

Algo queda muy claro de un tiempo a esta parte, ya no importa la verdad. Solo importa el beneficio de ciertas empresas de comunicación y la destrucción de todo aquel que ponga en peligro esos intereses. Jugar de este lado con las reglas del enemigo puede funcionar a corto plazo pero seguramente establece mecanismos de verdad que luego serán usados, nuevamente, contra todos nosotros.

Sin comentarios

El tiempo está

Durante milenios la sociedad occidental (o sea todos nosotros) concibió al tiempo y al espacio como factores externos a nuestra realidad. Siempre habían existido y los hechos y sucesos ocurrían en ellos sin afectarles ni producirles modificación alguna. El tiempo y el espacio son dos de los elementos de los que no podemos escapar, pero que rara vez nos detenemos a contemplar.

Aquellas filas infinitas
saliendo de central
El empedrado está tapado
pero allí está

A principios del siglo XX ocurrió una revolución silenciosa. La comunidad científica cambió radicalmente la concepción del tiempo. Este ya no era externo y absoluto, igual y único para todos. Sino todo lo contrario. Cada individuo puede tener una medida propia del tiempo transcurrido entre dos eventos.

La primavera en aquel barrio
se llama soledad
Se llama gritos de ternura
pidiendo para entrar

Y no solo eso, también resulta científicamente inútil hablar de pasado, presente y futuro. El tiempo se compone, según la teoría de la relatividad general, por tres flechas (la termodinámica, la psicológica y la cósmica). Y por si eso fuera poco resulta que nuestra disociación habitual del tiempo en una simple línea recta puede ser por completo reversible. En otras palabras,  el sentido ordenado pasado, presente, futuro podría (teóricamente) ir en el sentido contrario.

Todo tiene un tiempo,
vos y yo tenemos alegría
de tener espacio dentro de este corazón.

Un vaso de vidrio con agua se cae de una mesa; el agua y el vidrio se desparraman. Pasan de un estado ordenado a uno desordenado: Pasado, presente, futuro. Podría revertirse esa sucesión: futuro, presente, pasado y que el sistema vuelva a estar ordenado sobre la mesa. Sin embargo es la famosa y poco comprendida entropía la que impide que eso suceda. En todo sistema general, existen mayor cantidad de posibles estados de desorden. Por ejemplo, un rompecabezas, tiene uno y solo un estado ordenado y muchísimos estados posibles de desorden. La segunda ley de la termodinámica dice que todos los sistemas tienden con mayor probabilidad naturalmente al desorden.

Ey la primera, es la verdadera.
Ey la segunda, que no te confunda.
Ey la tercera, pierde un turno espera el amor.

No solo se descubrió que el universo viaja inexorablemente hacia el desorden (lo que no es necesariamente negativo). Una de las conclusiones más importantes de este cambio de paradigma fue que el tiempo no es infinito. Todo lo que conocemos, y lo que no, tuvo un inicio. Y tendrá, muy probablemente, un final. En ese camino el tiempo es una variable flexible y dinámica. Todos tenemos una percepción diferente de él, aunque nos obstinemos en seguir creyendo lo contrario. La humanidad toda persigue de manera estoica el orden, mientras el universo todo va en sentido contrario.

Un día nos encontraremos
en otro carnaval
Tendremos suerte si aprendemos
que no hay ningún rincón
que no hay ningún atracadero
que pueda disolver
en su escondite lo que fuimos
el tiempo está después.

Dos de las canciones más hermosas escritas sobre el tiempo, el desorden y sus infinitas variantes son de autores uruguayos. Una es El tiempo está después de Fernando Cabrera. La segunda es Mandolín de Gustavo “el Príncipe” Pena.

Pepe Curioni es un productor, compositor y músico. Argentino de nacimiento y español por adopción desde 2002. En el año 2015 grabó un disco con versiones de canciones como forma de agradecer a los cantautores latinoamericanos. Sostiene que “tenemos una deuda con el Cono Sur. Ese sur que es nuestro norte, del que irradian todas las músicas y al que nunca hemos escuchado como se merece. Tenemos una deuda con el padre Charly y con el Abuelo Miguel. Con los benditos uruguayos como Cabrera y los malditos como el Príncipe.”

El disco se llama Otros jardines y tiene hermosas versiones de ambas canciones: El tiempo está después y Mandolín.

Sin comentarios

Descubrir uno

Hasta no hace mucho la fuente principal para descubrir nueva música era la radio. También estaba el disquero o el amigo que recomendaba, pero lo central era estar atento a lo que pasaban en la radio.

Durante algún tiempo, con mayor o menor suerte, no solo podíamos encontrar cosas nuevas en la radio, sino también músicas novedosas. Nuevo y novedoso no siempre van de la mano.

Actualmente resulta trillado decir que en las radios casi no existe lo novedoso. Sí está allí lo nuevo.

Sin comentarios

Escuchá

¿Cuál será esa extraña razón fundamental que nos hace compartir la música que escuchamos?

Desde este espacio hasta el más recóndito programa de radio sobre música, pasando por la musicología y la charla más insignificante donde se recomienda una canción, todos partimos de la misma misteriosa razón.

Incluso si evadimos responder esa cuestión inicial, resulta aún más misterioso preguntarnos ¿qué hace falta para que la otra persona esté dispuesta a recibir lo que compartimos?

2 comentarios

Selfie

Varias veces se han enojado conmigo por la negativa a aparecer en fotos. A veces casi como un capricho obsesivo. Raro esto (o quizás no) siendo que como decía, la fotografía siempre ha sido parte importante de mi vida. Supongo que habrá alguna razón en esa negación general, que se agrava mucho más si se trata de esa “nueva” categoría llamada selfie.

En términos generales el espíritu de la fotografía reside en perpetuar un momento de nuestra visión. Dejar retratado de modo permanente algo que vemos en un instante.