Todas las entradas bajo "Ella"

Sin comentarios

Avenido

Ayer Amanda me sorprende en el desayuno con una pequeña revelación. Me dice que a veces ella piensa que todo esto es un sueño. Que ella sueña que desayuna, que sueña que yo desayuno con ella. Que yo sueño con ella y conmigo en esa mesa con mate y te de manzanilla. Me dice que a veces cree que es un sueño lo que dice la radio.

Ya sabemos que dice la radio por estos días. Depende de que radio, claro. Una dice una cosa, la otra dice lo contrario, algunas no dicen nada. Como si viviéramos en mundos paralelos que de repente se chocan y todas las personas nos hacemos las sorprendidas.

A ambos lados de las paralelas nos convencemos de nuestro propio sueño y lo converitmos en realidad.

¿Qué pasa cuando te despertás del sueño y ves que a dos meses de “ganar las elecciones con el 50% de los votos” de repente la calle es un caos? ¿Qué pasa cuando te despertás del sueño luego de diez años “de conquistas irreversibles” y te las están desmantelando con demasiada facilidad?

El sueño como evasión de la realidad, el sueño como refugio o el sueño como posibilidad remota. Parece que nunca antes estuvo tan claro que cada uno de nosotros prefiere ver solo lo que lo conforma, lo que lo confirma y nada más.

¿Será una nueva forma de soñar?

La realidad soñada parece un pedazo de plastilina moldeable a la necesidad de cada quien, como esas palabras que depende de como como se las use cambian diametralmente su significado.

Avenido es una de ellas, bien avenido el tiempo del cambio, mal avenido el tiempo del cambio. Hoy prescindimos de la realidad y nos quedamos solo con nuestras interpretaciones.

Sigo pensando en la pequeña revelación. Ya no en sí vivimos o no en un sueño, sino en el tipo de sueño en el que vivimos, y en lo más importante; como vamos a hacer para despertar juntos.

Sin comentarios

Vida

Siempre me gustó hacer de los nacimientos un hito. Ese instante importante dentro de una continuidad mucho más amplia.

Un especie de ejercicio de rescate de  la incertidumbre. ¿Por qué es maravilloso el momento del nacimiento y en definitiva rescatable frente al de la muerte? Simplemente por la obviedad del segundo.

Todos sabemos que las personas importantes van a morir (y las que no lo somos también). Sin embargo nunca sabemos cuando una persona importante va a nacer. Ese instante que vemos a la distancia, con los hechos consumados, inicialmente no posee demasiada relevancia frente a otros similares.

Luego, cuando se toma el recorte particular de la vida de una persona socialmente relevamente, algunos celebramos la vida, la mayoría lamenta la muerte.

De todas maneras ambas son deformaciones sociales fruto de nuestra obsesión por lo puntual. Una obcecación permanente por reducir la totalidad a tan solo un detalle.

El 4 de octubre de 1917 fue jueves. Ese día en San Carlos de Itihue, cerca de Chillán, Nicanor Parra y Clarisa Sandoval tuvieron a su tercera hija a quien llamaron Violeta.

Ese es un punto en el todo, allí la continuidad hizo un alto, y nos dio una excusa para recordarla:

Violeta Parra: Viajes de una mujer que no para de renacer

Un comentario

¿Y hoy?

Ayer nos juntamos, gritamos, nos abrazamos, denunciamos. ¿Y hoy? ¿Qué hacemos?
Ayer caminamos, discutimos, visibilizamos, tomamos la calle. ¿Y hoy? ¿Cómo hacemos?

¿Y mañana? ¿Qué haremos?

Es una obviedad repetir hasta el cansancio que los procesos culturales son lentos y por etapas o pasos. Pero actualmente corremos un riesgo grave. Suponer que un problema se soluciona con hacerlo visible.

Sin comentarios

Completar

Sigo pensando en que, tan importante como la música, son las historias que la rodean. Esas que forman parte de sus razones más profundas. Todas esas motivaciones, que se presentan como las fuentes que convierten sonidos en canciones. A veces escucho una canción y cuando no tengo idea de esas fuentes juego a imaginarlas. La escucho una y otra vez e intento armar posibles explicaciones que la completen.

Y ahora pienso que a una canción jamás le falta algo. Siempre le sobran cosas, esas cosas de las que no estamos enterados y que solo conoce quien la crea. Salvo, como en este caso, que el músico decide contárnoslas.

Al mismo tiempo, como si se tratase de una hermosa paradoja, en ocasiones una canción o un disco viene a llenar un vacío imprevisto. Porque a la vida, a diferencia de las canciones, casi siempre le falta algo.

Sin comentarios

Todo por una taza

Amanda me dijo que ese dibujo no le gusta porque a ella no le gusta la tristeza. Ese dibujo está en la taza en la que toma su té de manzanilla. Le conté que esa ilustración es la tapa de un hermoso disco, un disco hecho en momentos tristes. Me preguntó un disco de quien. Le dije que la banda se llama Almendra y fue la primer banda que formó Spinetta. Me dijo que Zamba conoció a Spinetta.

Efectivamente, Zamba y Spinetta se conocieron, en ese pequeño encuentro donde Luis le muestra todo lo que trae en su mochila.

Me gusta pensar que esa mochila es la misma mochila de esta historia:

“La CGT se fracturó en marzo de 1968. En una reunión del Comité Central Confederal, eligió a Raimundo Ongaro como Secretario General. Se convirtió en el líder de la CGT de los Argentinos (CGTA). Vandor, que desconoció la elección, formó la CGT Azopardo.

Sin comentarios

Fotos

Que mi padre sea fotógrafo de profesión esconde en si mismo las razones y los misterios de muchos de mis recuerdos. Desde que la memoria aparece en mí, veo fotos. Fotos mías, de mi familia, de las familias de otros, de grupos de estudiantes de jardín y escuela primaria junto a sus maestras, fotos de turistas frente a la basílica de Luján, miles de fotos de vacaciones en la playa. Fotos y más fotos.

Mis recuerdos son como un gran álbum, una especie de maraña interminable, a punto tal, que muchas veces se mezclan, las imágenes vividas con las imágenes estáticas plasmadas en esos papeles brillosos, muchas veces sueltas y otras prolijamente acomodadas en encuadernaciones de todo tipo.